Carta abierta de una ex-estrella porno


the porn effect XXX

Fotografía: The Porn Effect

En esta ocasión queremos compartir con ustedes una carta escrita por una ex-estrella del mundo de la pornografía, su testimonio deja mucho que pensar y derriba muchos de los mitos y prejuicios que existen con respecto a las personas que se dedican a la pornografía.  La carta original fue publicada en inglés en el blog The Porn Effect y aquí les presentamos la traducción.

Factores a resaltar de este artículo:

  • Si las personas supieran la verdad sobre la pornografía harían un mayor esfuerzo por dejar de consumirla
  • La industria de la pornografía quiere –necesita- que tu creas que las mujeres aman hacer pornografía

Querido usuario de pornografía,

Quiero que sepas que no escribe esto para molestarte. Quizás eres de los que ven pornografía sin quererlo. Quizás eres de los que ven pornografía y no pueden dejar de hacerlo. En cualquier caso, gracias por leerme.

Yo fui una ‘estrella porno’ durante seis meses y participé en más de veinte películas. He estado ahí, lo he hecho y he visto lo que es en realidad la industria de la pornografía. Pienso que muchas personas creen muchas cosas falsas sobre la pornografía.  Mentiras que si las supieran, probablemente harían un mayor esfuerzo para intentar dejar (o definitivamente dejar) de ver pornografía.

En esta carta quiero compartir contigo cinco mitos y la verdad sobre ellos.

Mito # 1 – Las chichas porno disfrutan hacer los videos.

Nada puede ser más falso que eso.  Lo que las personas que creen esto no se dan cuenta es que las chicas simple y sencillamente están actuando. Nada de eso es real. En toda mi experiencia no he conocido a ninguna chica que de verdad disfrute hacer pornografía.

Habiendo estado en la industria te puedo decir que no es una experiencia agradable. El sexo es doloroso y las chicas están expuestas a todo tipo de abusos, tanto de los pornógrafos como de las personas en el set de filmación. Es algo que va mas allá de la degradación, y para muchas de nosotras la única manera de soportar las escenas es anestesiándonos con drogas o alcohol, diciéndonos que terminará en un par de horas y desconectándonos por completo de nuestra realidad.

La mayoría de las chicas que entran a la industria de la pornografía filman uno o dos videos y luego se salen. Si las chicas lo disfrutaran tanto, entonces ¿por qué hay un gran número de desertoras? Luke Ford dijo en una entrevista en 60 Minutos: “La mayoría de las chicas que entran a esta industria hacen un video y renuncian. La experiencia es tan dolorosa, horrorosa, vergonzosa y humillante que nunca más lo vuelven a hacer”.

Mito # 2 – Las chicas que hacen pornografía deben amar el sexo.

Bien, hay muchas razones por las cuales una chica entra a la industria de la pornografía, pero el sexo explícito y agresivo no es una de ellas. Lo sé porque eso es lo que solía decirles en las entrevistas. Les contaba a mis fans sobre my voraz apetito sexual y como no podía tener lo suficiente. Les decía que la pornografía era lo que siempre había deseado.

La triste verdad era que en realidad odiaba el sexo. El sexo no significaba nada para mi, de la misma forma que no significaba nada para quienes están involucrados en la pornografía. Es algo que tienes que soportar para que te paguen. No estoy diciendo que así es para cada una de las chicas en la pornografía, pero lo que quiero decir es que es la norma y no la excepción. En el caso de cada una de las chicas con las que he hablado y conocido, siempre es la misma historia.

Mito # 3 – Las chicas están ahí por voluntad propia

Esto no es del todo cierto. Muchas veces las chicas son amenazadas y manipuladas por los pornógrafos. A mí me sucedió, y he visto sucederles a otras chicas también. Les dicen que van a hacer una cosa pero cuando llegan al set les dicen que harán algo diferente y si ellas rehúsan pierden su paga.

Muchas de las chicas son jóvenes e inexpertas, y sienten que están obligadas a hacer las escenas, escenas con las que no están de acuerdo y que no desean hacer. Tienen miedo quizás del pornógrafo o de que no podrán volver a trabajar nunca más. Se sienten atrapadas. Aunque no estén manipuladas, la verdad es que realimente ninguna chica quiere estar ahí.

El simple hecho de que hayan aceptado no quiere decir que lo disfruten, y cualquier chica que te diga lo contrario está mintiendo o no está contando toda la historia.

Mito # 4 – Si les están pagando, ¿cuál es el daño?

Aunque es verdad que se les paga a los actores mucho dinero – generalmente cientos de dólares por escena – lo irónico es que cuando las estrellas pornográficas dejan la industria terminan en banca rota y sin ningún centavo. Hay muchas razones. Una son las drogas. Las drogas están por todas partes en la industria pornográfica. Es raro encontrar un set en el que no haya drogas, alcohol y muchas de las personas son adictas.

Las drogas son algo que se usa para soportar la humillación del sexo explícito y agresivo, y para muchos es una forma de anestesiarse. El dinero que se gana hacienda pornografía se gasta intentando anestesiar ese estilo de vida.

Otra de las razones es que gran parte del dinero regresa a la pornografía, con maquillaje, ropa y los costos generales para estar a la vanguardia. Se gasta lo que se necesita para verse bien. Entonces a pesar de los cientos de dólares que se ganan en una escena, terminan con nada… emocionalmente, espiritualmente y financieramente en banca rota.

Mito # 5 – No hay o casi no hay riesgos de salud en la pornografía

Esto es absolutamente incorrecto. A las personas se les hacen examines para diagnosticar VIH pero no para todas las enfermedades de transmisión sexual. La mayoría de los actores porno tiene una o más enfermedades de transmisión sexual y muchas chicas han reportado haber contraído cáncer cervicouterino y VPH (virus del papiloma humano) dentro de la industria de la pornografía.

El pornógrafo no les advierte de estos riesgos a las chicas que entran a la industria de la pornografía. Solamente este año, el Departamento de Salud del condado de Los Angeles desmanteló una producción debido al gran número de reportes de casos de VIH. La industria pornográfica sabe del VIH pero nunca lo reporta porque no quiere que le desmantelen su producción.

Muchas de las chicas en la industria de la pornografía son prostituidas, lo que significa que pueden infectarse de VIH de alguno de sus clientes y transmitírselo a otros protagonistas con los que trabajan. Los pornógrafos te van a decir que los actores siempre usan condón, pero eso es mentira. Es muy fácil contraer alguna enfermedad de transmisión sexual en la industria de la pornografía, aunque los pornógrafos te dirán que es completamente seguro.

Espero que te tomes el tiempo para pensar en estas cosas que he compartido contigo. Sepan de mi amor y mis oraciones por ustedes.

– April

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s